Just another WordPress.com site

Moluscos y crustáceos…

 

Moluscos y Crustaceos

Los moluscos forman uno de los mayores grupos de seres vivos, con más de 100.000 especies. Viven en las profundidades del océano, ríos o tierra firme. Su cuerpo es blando y la mayoría lo protege con una concha.

Los crustáceos son alrededor de 40.000; cuidan su cuerpo con un esqueleto externo y tienen dos pares de antenas para reconocer el entorno. La mayoría vive en el mar o en aguas dulces, pero algunos habitan en la tierra y océanos. Después de que les toca pasar por varias etapas como larvas, al final se convierten en adultos gracias al proceso de metamorfosís.

Lo equinodermos, como las estrellas de mar, tienen el cuerpo en forma de círculo y presentan simetría radial: el cuerpo de divide en trozos iguales como porciones de torta.

Los celenterados, tienen generalmente el cuerpo blando, compuesto principalmente por el estómago: solo poseen dos capas embrionarias (endodermo y ectodermo). Tienen importancia ecológica y son más abundantes en mares tropicales. Además, son uno de los grupos más primitivos de organismos vivos.

Estrella de Mar.

En su forma más común, este equinodermo tiene cinco brazos. Pero algunas especies tienen más, como el sol de mar, ¡con 50! La estrella de mar posee muchos pies pequeños en forma de tubos, que terminan en ventosas muy móviles. Usándolos, puede moverse y alimentarse. Está en todos los océanos del mundo, pero prefiere los mares tropicales. Se esconde en los lechos marinos y en los arrecifes de coral. Algunas estrellas hacen su madriguera en la arena o el barro.

Pulpo.

El pulpo cambia de color para demostrar cómo se siente. Cuando se enoja, se pone rojo; si se asusta, se vuelve blanco; y cuando se agita, le aparecen manchas azules. También cambia el color para atraer a su pareja o para mimetizarse con el entorno. Es un animal muy inteligente. Tiene la capacidad de aprender nuevas cosas y, lo más interesante, idear planes para atrapar a sus presas. Además, cuando se siente acorralado por sus enemigos y decide escapar, lanza con fuerza un chorro de tinta que oscurece el agua, dejando a sus adversarios sin saber por dónde se fue. Esta tinta sale de una glándula que está unida a su intestino.

Medusa.

El cuerpo de la medusa (que es un celenterado) tiene dos capas de células que forman una piel interior y otra exterior, y estas capas están separadas por un elemento parecido a la gelatina. Su cuerpo es blando, no tiene huesos, pero sí tentáculos que producen picazon. Su forma es de una campana o un paraguas con largos brazo, flecos y tentáculos delgados. Al igual que la anémona, come carne, nada con libertad y algunas de ellas producen un veneno mortal. La boca se ubica en la parte inferior de la campana, casi el 95% de su peso es agua.

Anémona.

Es un celenterado de cuerpo corpulento, blando y con forma de tubo, que no tiene huesos, pero sí unos tentáculos. Estos apéndices liberan un veneno que produce picazón cuando la piel entra en contacto con ellos (urticantes). El veneno paraliza a las víctimas y luego los tentáculos las atraen a su boca. Se puede decir que es pariente de las medusas y los corales y vive en las superficies de conchas y rocas. Un extremo del tubo forma la base que se pega a las rocas, mientras que la boca está al otro lado, rodeada por los tentáculos. La picadura de la anémona marina chilena no es peligrosa para los seres humanos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: